Volver a la Tienda

MENU

Estas en: Home > Novedades > Noticias Deportivas

Novedades

04-01-2016

Del Prete y Gasparri, los mejores del 2015

Gregorio del Prete y Lucas Gasparri nunca olvidarán lo que el rugby les dio en el año que se va. El 2015 dejó marcas que quedarán para siempre en la memoria de los dos pibes de Sporting. Los recuerdos estarán teñidos de celeste y blanco. Cuando sean viejos, le hablarán a los suyos de su paso por Los Pumas y Los Pumitas.

La plaza Mitre fue el escenario donde se reunieron para repasar también lo malo del año que culmina. Para "Grego", fue un golpe haberse quedado afuera de la lista de los pibes para el Mundial de Italia, pero el mejor consuelo resultó jugar un partido con los mayores que después la rompieron en el de Inglaterra."Recuerdo el año con una sonrisa. Por ahí en el momento en el que me quedé afuera de Los Pumitas estaba pensando en otra cosa, pero no me puedo quejar. Fue una experiencia muy positiva", analiza el estudiante de tercer año de licenciatura en economía que tuvo esa posibilidad ya que Tomás Cubelli debió operarse de las amígdalas.

Para el "Cachorro", ser parte de los M20 que estuvieron cerca de ganarle a Irlanda y Nueva Zelanda y finalmente quedaron novenos en el Mundial Juvenil es un orgullo. Haberse fracturado el radio del brazo izquierdo a fines de julio y estar alejado de la actividad un tiempo prolongado, resultó un desafío y una enseñanza. "Terminamos bien los dos, porque yo jugué el Mundial con Los Pumitas y él se puso la camiseta de Los Pumas y jugó con tipos que después estuvieron en el Mundial", concluye Gasparri, tercera línea nacido el 27 de abril de 1995.

La charla también viaja al comienzo del camino de ambos en el rugby y en Sporting. "Empecé a ir al club a los seis años. Me llevó mi viejo, que es de Sporting de toda la vida. También hice pileta, pero nunca lo tomé como un deporte enserio. Lo hacía más que nada para no estar en mi casa", recordó del Prete, medio scrum nacido el 21 de marzo de 1995. "Yo arranqué a los 12. Hice fútbol, en River, era delantero. Era malísimo. Pero tenía más habilidad que ahora, ahora soy un patadura", comentó Gasparri, quien en la actualidad estudia marketing y trabaja repartiendo productos alimenticios.

- Son de la misma camada, jugaron siempre juntos y son amigos.

- G: Sí, yo estoy muy contento de haberlo tenido como compañero y no en contra porque no me hubiera gustado tener que tacklearlo (risas). Además, cuando íbamos a las concentraciones con Los Pumitas era muy importante compartirlas con alguien cercano.

- L: Grego es un gran líder, tanto dentro como fuera de la cancha. Estoy contento por ser su amigo.

- ¿Cómo viviste el Mundial?

L: Muy bien. Excelente. Fueron 30 días en los que viví todo de manera súper profesional. Todo el día pensando en el rugby, salvo el día después de cada partido. Fue único lo que viví. Además pude ponerme la camiseta de Argentina, que siempre será un orgullo. Cambié muchas cosas en mi juego durante toda la previa y en el Mundial. Unas las pulí bien y otras no. Creo que desde el momento 0 hasta ahora avancé bastante en el juego personal y en lo que respecta a ayudar al equipo y no enfocarse tanto en lo individual.

- ¿Qué te sorprendió del juego de Los Pumas?

G: El ritmo de juego. Eso es de lo que más lejos estamos. Desde los entrenamientos hasta los partidos. Hacen todo junto, físico con rugby y todos los ejercicios son con pelota. Dentro de la cancha, la consigna del medioscrum es que la pelota nunca te puede esperar a vos, vos la podés esperar en el ruck, pero de la otra forma no podés jugar en ese nivel. Me resultó complicado, sobre todo cuando se daban varias fases de ataque y había que estar cerca. Después, de Los Pumas me encantó las destrezas, hacen todo perfecto.

- Compartiste habitación con Santiago Cordero, quien después sería pieza clave del cuarto puesto de Los Pumas en el Mundial.

- G: Estuvo buenísimo. Yo trataba de tener buenas relaciones, llevarme bien, y conversar de lo que se podía. No estuve embobado por estar con jugadores que veía en la tele porque sabía que de esa manera no me iba a servir estar ahí. Traté de disfrutarlo y de vivirlo. Aproveché para hablar del juego y me dieron consejos. Todos fueron muy macanudos, de entrada me integraron y me trataron bien.

- ¿Qué cosas rescatan de las experiencias vividas en el 2015?

- G: Siempre pensé que a mi edad, y con todos los jugadores que hay en el país, estaba en el máximo nivel que podía. Me encanta jugar al rugby y poder hacerlo al máximo de mis posibilidades, fue lo que más disfruté. Fue duro, por ejemplo, estar en enero encerrado en un departamento cuando mis amigos estaban en la playa, pero aguantamos. Fue mucho más lo que ganamos que lo que perdimos. Lo que me enriquecí supera a la angustia por haber quedado afuera.

- L: Pienso igual que Grego. Y también valoro el grupo de amigos que conseguí. Porque fueron dos años de compartir muchas cosas con la misma gente. Te terminás haciendo amigo y con gente de todo el país. La amistad queda.

- ¿Sienten que en el seleccionado se viene un recambio importante y positivo ya que con el trabajo de CIAR hay buenas camadas que vienen subiendo?

- L: Con el CIAR los chicos tienen otro rodaje y eso ayuda a mejorar el nivel del seleccionado, tanto M18 como el mayor. Si podemos acoplarnos todos vamos a andar bien.

- G: En el CIAR tenés una planificación de pesas y nutrición que por ahí con el club es más difícil de tener. Hay que aprovechar eso y espero que siempre suban camadas que alienten a querer buscar más desde el rugby y que los más grandes muestren el camino. Creo que los más chicos tenemos que "molestar" y estar siempre activos. Tenemos que pelear por ascender y llegar más lejos en el Seven de Paraná. Cada año hay que estar un escalón más arriba. Mar del Plata tiene que estar urgentemente en Primera, porque es lo que todos necesitamos.

- ¿Qué van a pedir cuando brinden esta noche?

L: Primero, no lesionarme tan fuerte como esto (se señala el brazo). También quiero ganar todo lo que juguemos con el club, el Torneo del Interior A y el Regional. Es ahí arriba en donde tenemos que estar.

G: Me encanta jugar al rugby. Dentro de lo amateur que es, voy a hacerlo lo más profesional posible. Me lo voy a tomar con seriedad e intentar llegar a cumplir todo lo que me propongo a principio de año. Si no se da, quiero sentir que fue porque hay alguien mejor o porque no se tenía que dar. Quiero saber que no me mandé ningún "moco" para perderme determinadas situaciones.

 

MOMENTO GASPARRI

Durante junio formó parte de Los Pumitas en el Mundial de Italia. Fue titular ante Irlanda, en la derrota ajustada por 18 a 16 con un penal en la última jugada de aquel primer partido. Después ingresó desde el banco en la también agónica caída contra Nueva Zelanda por 32-29. En la tercera jornada, contra Escocia en un nuevo tropiezo (29-6) volvió a entrar desde los relevos, al igual que en el triunfo frente a Italia por 46-5 en el cierre de la etapa clasificatoria. Ante Japón, en el choque por el noveno puesto que culminó con triunfo argentino por 38-21, volvió a estar entre los 15 titulares.

 

MOMENTO DEL PRETE

A mediados de mayo, del Prete se quedó afuera del Mundial con Los Pumitas, pero inmediatamente viajó de Rosario a Buenos Aires para sumarse a Los Pumas que enfrentarían a Uruguay por la Consur Cup. El sábado 16 se puso la celeste y blanca y jugó un ratito en el triunfo por 36-14. En la lista de convocados ocupó el lugar de Tomás Cubelli, quien se operó de las amígdalas. Y en el partido ingresó por Martín Landajo a falta de ocho minutos. En la previa y en la cancha compartió momentos con Santiago Cordero, Javier Ortega Desio, Guido Petti, Facundo Isa, Pablo Matera, Santiago González Iglesias, Jerónimo De la Fuente, Julián Montoya y Lucas Noguera Paz, jugadores que luego obtendrían el cuarto puesto en el Mundial de Inglaterra en octubre. 

volver
Tu compra es 100% segura
Seguinos
Recibí Novedades

Suscribite para recibir novedades en tu mail.

© 2017 todos los derechos reservados